Laboratorio de Arbovirus y Enfermedades 
Víricas Importadas

 

PÁGINA PRINCIPAL

CONTACTAR

BIOSEGURIDAD

ENLACES

 

 

Fiebres hemorrágicas virales

 

·         ¿Qué son las fiebres hemorrágicas virales?

·         ¿Cómo se contagian las fiebres hemorrágicas virales?

·         ¿Dónde hay casos de fiebre hemorrágica viral?

·         ¿Puede presentarse un caso de fiebre hemorrágica en España?

·         Si se detectara un caso en España: ¿existen riesgos para el resto de la población?

·         ¿Se vigilan las fiebres hemorrágicas en España y en Europa?

·         ¿Cuándo se debe sospechar una fiebre hemorrágica viral?

·         ¿Qué se debe hacer en caso de sospechar un caso importado de fiebre hemorrágica?

·        ¿Cómo se diagnostica una fiebre hemorrágica viral?

 

¿Qué son las fiebres hemorrágicas virales?

Las fiebres hemorrágicas virales (FHV) son un grupo de enfermedades que pueden llegar a ser mortales y que están causadas por virus pertenecientes a diferentes familias: arenavirus, filovirus, bunyavirus, togavirus y flavivirus.

Todos ellos son virus con genoma ARN y con envoltura lipídica

Su supervivencia depende de un animal y/o un insecto que actúan como hospedador y vector y que constituyen su reservorio natural

Están restringidos geográficamente a las áreas en las que vive su especie hospedadora

Los humanos no son el reservorio natural de ninguno de estos virus

Los humanos se infectan cuando entran en contacto con los hospedadores infectados. Excepcionalmente, con algunos de estos virus, puede haber también transmisión entre humanos, por contacto con fluidos infectados.

 

FIEBRE HEMORRÁGICA VIRAL

Transmitida por mosquito

Transmitida por garrapata

Transmitida por rodedores

Nivel de Seguridad Biológica

Arenavirus

Fiebre hemorrágica de Lassa

 

 

4

Fiebre hemorrágica argentina (Junín)

 

 

4

Fiebre hemorrágica boliviana (Machupo)

 

 

4

Fiebre hemorrágica brasileña (Sabia)

 

 

4

Fiebre hemorrágica venezolana (Guraranito)

 

 

4

Bunyavirus

Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo

 

4

Hantavirus

 

 

3

Fiebre del valle del Rift

 

Animales domésticos

3

Filovirus

Ebola

 

 

Reservorio desconocido

4

Marburg

 

 

Reservorio desconocido

4

Flavivirus

Dengue, tipos 1-4

 

 

3

Fiebre Amarilla

 

 

3

Fiebre del bosque de Kyasanur

 

 

3

Fiebre hemorrágica de Omsk

 

 

3

Alphavirus

Chikingunya

 

 

3

 

Nivel de seguridad biológica según la normativa vigente en España

 

Volver

¿Cómo se contagian las fiebres hemorrágicas virales?

Las FHVs deben considerarse zoonosis ya que los virus, en su ciclo natural, multiplican en un animal reservorio y/o en un artrópodo que actúa como vector.

Algunos de ellos  utilizan diferentes roedores, domésticos o silvestres, como reservorios. En estos casos, la infección se produce esencialmente por contacto con las secreciones y excreciones de los animales infectados.

En otras ocasiones es la picadura de una garrapata o de un mosquito la que transmite la infección al hombre.

Finalmente, como en el caso de Ebola y Marburg, hay otros virus para los que se desconoce tanto el reservorio natural como la vía natural de infección en el humano.

Sólo para algunos de estos virus (Ebola, Marburg, Lassa y Crimea-Congo) se ha descrito también la transmisión directa persona a persona. Este tipo de transmisión secundaria puede ocurrir por contacto directo con el enfermo o con sus fluidos biológicos o indirectamente por contagio a través de objetos contaminados.

Volver

¿Dónde hay casos de fiebre hemorrágica viral?

Prácticamente en cualquier lugar del mundo circulan virus capaces de producir una fiebre hemorrágica. La distribución de cada virus, sin embargo, está restringida al área geográfica en la que están presentes sus especies hospedadoras y e, en gran medida, su impacto en la salud depende, además, de otros factores como las instalaciones higiénico sanitarias disponibles en cada región y el hábitat rural o urbano de sus poblaciones. 

En África, circulan los virus causantes de la enfermedad de Chikingunya, de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, del Dengue, de la Fiebre Amarilla, de la fiebre del valle del Rift, de Lassa y los de las fiebres hemorrágicas de Ébola y de Marburg.

En el Oriente Medio, los virus responsables de la enfermedad de Chikingunya, de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, del Dengue, de la fiebre hemorrágica con síndrome renal, de la fiebre del valle del Rift y de la fiebre hemorrágica de Omsk.

En el Sudeste asiático, Ckikingunya, Dengue y fiebre hemorrágica con síndrome renal.

En Australia, los virus del Dengue.

En América Central y del Sur, los virus del Dengue, la Fiebre Amarilla y las fiebres hemorrágicas por arenavirus del nuevo mundo.

En Europa oriental, los virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo y los hantavirus causantes de la fiebre hemorrágica con síndrome renal.

En Europa Central y del Norte, los hantavirus causantes de la nefropatía epidémica.

Además, aun sin causar fiebre hemorrágica, otros virus otros virus también transmitidos por vectores y distribuidos en diferentes regiones geográficas pueden causar enfermedad grave, fundamentalmente encefalitis. Entre ellos, hay que considerar el virus de la Encefalitis Japonesa, el de la encefalitis centroeuropea transmitida por garrapatas, los virus de las encefalitis americanas (encefalitis equinas del Este, del Oeste, Venezolana, de San Luis, de California) y los virus West-Nile y Toscana, de amplia difusión en el Mediterráneo.

Volver

¿Puede presentarse un caso de fiebre hemorrágica en España?

La entrada de uno de estos virus en España, impensable hace algún tiempo, es hoy un riesgo cotidiano que requiere una especial atención y vigilancia. El aumento en la velocidad y en la frecuencia de los viajes internacionales facilita la entrada en nuestro entorno de personas que, aunque aparentemente sanas, pueden estar incubando peligrosas infecciones, entre ellas los virus que causan fiebre hemorrágica.

Existe, además, el riesgo constante, aunque bajo, de importar tanto el reservorio como el vector, particularmente para las enfermedades transmitidas por mosquitos y roedores, sobre todo si se tiene en cuenta que España ha padecido en el pasado brotes de fiebre amarilla y que en Europa circulan de manera natural los virus causantes de la fiebre hemorrágica con síndrome renal, el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo y otros virus también transmitidos por artrópodos o roedores.

Volver

Si se detectara un caso en España: ¿existen riesgos para el resto de la población?

Ante un caso importado, debe tenerse en cuenta que, para estos virus y salvo excepciones, no está descrita la transmisión directa entre humanos, por lo que el mayor riesgo de infección secundaria se debe centrar en la posible transmisión nosocomial por inoculación accidental tras pinchazo con una aguja infectada o por contaminación de heridas o mucosas con sangre o fluidos corporales infectados. No obstante, algunos virus, como Lassa y Crimea-Congo (y menos probablemente Ebola y Marburg), pueden transmitirse además por inhalación de aerosoles infecciosos, un hecho que deberá tenerse también en cuenta para evitar la transmisión nosocomial y para identificar a los contactos que puedan estar infectados. En cualquier caso, ya no se puede sostener la idea inicial de que las fiebres hemorrágicas son enfermedades altamente contagiosas entre humanos.

Deben considerarse potencialmente contagiosas las secreciones y excreciones corporales, la sangre, el semen y las muestras de tejidos de los pacientes infectados.

Las personas con mayor riesgo de infección secundaria son las que están en un contacto más estrecho con las personas infectadas, aportándoles cuidados médicos o de enfermería, y los trabajadores de laboratorio que manejan su sangre, sus tejidos u otras muestras.

Volver

¿Se vigilan las fiebres hemorrágicas en España y en Europa?

Por su especial impacto en la Salud Pública, la Comisión Europea ha incluido su vigilancia entre las competencias de la RED DE VIGILANCIA EPIDEMIOLÓGICA Y DE CONTROL DE LAS ENFERMEDADES TRANSMISIBLES y, en su informe del año 2000, ha instado a los países miembros a la puesta en marcha de programas nacionales de vigilancia.

Como apoyo a la vigilancia, se ha constituido la Red Europea para el diagnóstico de las Enfermedades Víricas Importadas, que integra a laboratorios especializados de diferentes países europeos y entre ellos el Laboratorio de Arbovirus y Enfermedades Víricas Importadas del Centro Nacional de Microbiología y el Laboratorio de Microbiología del Hostipal Cristal Piñor (Orense).

En España, tras la decisión del Consejo Interterritorial de Salud, se ha puesto en marcha un Programa de Vigilancia y Control de las Fiebres Hemorrágicas Virales, al que esta página web sirve como elemento de apoyo.

Volver

¿Cuándo se debe sospechar una fiebre hemorrágica viral?

 

Es posible una fiebre hemorrágica vírica en cualquier paciente febril que, en las tres semanas anteriores al comienzo de la fiebre haya viajado o vivido en un área endémica de FHV en la que recientemente haya habido casos.

La FHV es más probable si, además, el paciente ha estado en contacto con un caso conocido de FHV o con sus fluidos biológicos.

Volver

¿Qué se debe hacer en caso de sospechar un caso importado de fiebre hemorrágica?

Según el Programa de Vigilancia y Control de las Fiebres Hemorrágicas Virales, si la enfermedad de un paciente o de un viajero es compatible con una FHV, se debe notificar el caso a las autoridades sanitarias, que realizarán una cuidadosa evaluación del riesgo y se encargarán de declarar el caso y de enviar el correspondiente cuestionario epidemiológico al Servicio de Vigilancia Epidemiológica del CNE. También se pondrán en contacto con un laboratorio español de los pertenecientes a la Red Europea para el diagnóstico de las Enfermedades Víricas Importadas, en tanto no se designe un Laboratorio Nacional de Referencia.

En el MANUAL DE MANEJO Y CONTROL DE LAS FIEBRES HEMORRÁGICAS VIRALES se puede encontrar una información más detallada de los diferentes aspectos que se deberían considerar: traslado en ambulancia del paciente, habitación de manejo del paciente, recogida de muestras, estudios en el laboratorio hospitalario y en el laboratorio especializado.

Volver

¿Cómo se diagnostica una fiebre hemorrágica viral?

El diagnóstico de laboratorio de una FHV se realiza por detección de genoma viral mediante reacción en cadena de la polimerasa, cultivo de virus, detección de antígeno utilizando un ensayo inmunoenzimático, demostración de anticuerpos IgM o por aumento significativo en el título de anticuerpos específicos.

Los anticuerpos pueden tardar en aparecer en sangre hasta dos semanas desde el comienzo de la enfermedad. En los casos fatales es improbable detectar anticuerpos específicos (IgG, IgM) antes de la muerte.

Los virus se recuperan normalmente de la sangre, aunque pueden aislarse también a partir de las secreciones faríngeas o de la orina. La piel, el hígado o el bazo pueden ser también una fuente abundante de virus.

El cultivo de virus de agentes de nivel 3 y 4 no está permitido para los laboratorios normales de diagnóstico virológico, y sólo podrá realizarse en laboratorios de bioseguridad 3 o 4.

En el MANUAL DE MANEJO Y CONTROL DE LAS FIEBRES HEMORRÁGICAS VIRALES se puede encontrar una información más detallada de los diferentes aspectos que se deberían considerar: recogida de muestras, analítica en el laboratorio hospitalario y transporte de las muestras a los laboratorios.

 

 

Volver

 Instituto de Salud Carlos III - Servicios de Internet 
- Web optimizada para resolución de 800x600